Si crees, tú puedes.

si crees, puedes

Si cree, tú puedes

Si tú crees, tú puedes. Comprende la  importancia de confiar en ti mismo y podrás vencer cualquier obstáculo.

 Cree en tu poder. tienes el privilegio de poder superarte.  

Si tú crees, tú puedes… Me viene a la mente la palabra “Resiliencia”. Como su significado lo dice, es la capacidad que tiene una persona para superar situaciones traumáticas: dolor, aflicciones, muerte de un ser querido, etc.

Sé que no siempre es fácil, no siempre lo ha sido para mí. He conocido y admirado a personas, que en circunstancias demasiado dolorosas, tuvieron la valentía enorme y la capacidad de sobreponerse. Me inculcaron “si tú crees, tú puedes”.

He logrado cambiar bastante mi actitud en momentos de adversidad. Intenté y aún procuro, fortalecer los pensamientos positivos en mi mente.

Pero uno siempre vuelve al intento. Hay días  buenos,  en el que “todo parece estar en orden” y se puede mantener esa actitud. Otros,  en los que  algún suceso ocurre y todo cambia … y nuevamente el desánimo asecha (adiós a los pensamientos que veníamos logrando).

Sucede, que a veces, esos momentos dolorosos del pasado, nos azotan. Pretenden invadir nuestro presente y desanimarnos.

La clave (que he aprendido) es: “no caer en la trampa del desaliento”. Repite en tu mente: Si tú crees, tú puedes. Porque así es.

Como dice el dicho “siempre que llovió paró”. Lo mismo en las tormentas de la vida.

No te rindas!

Si crees, puedes, no te rindas!

Prosiguiendo con término “resiliencia”, como mencioné al comienzo, es la capacidad de “adaptarse” “superarse”.

Esto no quiere decir que las personas que lo logran, no han sufrido  tanto, o no se angustian. Hay quienes enfrentan la muerte de un ser querido, otras que han sufrido violación, otros ataques, soportado guerras…  Existen diferentes tipos de pruebas y dolor, muy difíciles para quienes tienen que enfrentarlos….

Sin embargo, esas personas no lo han logrado de un día para otro, ni les ha sido fácil. La resiliencia requiere de acciones que deben ser aprendidas, desarrolladas, trabajadas. Ya que “si tú creer, tú puedes” conlleva una serie de pasos que se deberán seguir. Proceso por el cual se llegará a la superación.

Se necesita además, voluntad, dominio propio, optimismo, fe y confianza en uno mismo.

Las esperanzas de un mañana mejor, una vida sin pasado doloroso, son las que impulsan y motivan a estas personas que luchan por “superar” lo vivido. Aceptan la realidad como es, saben el sentido de la vida, buscan la manera de mejorar y no se dan por vencidos.

Tratan de controlar sus emociones (no algo fácil) teniendo una visión positiva y una mente optimista, proyectando hacia su futuro y no mirando el pasado una y otra vez.

Es muy importante no apegarnos al ayer, no es la manera en la podemos salir adelante.

Y por último no olvides:

crisis

crisis

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.