Madre que ya no estás

Madre

Madre: Risueña, valiente, sublime, así te recuerdo, tal como eras!

 

Madre… Mi corazón te busca y no halla tu presencia,

mi alma le responde con tu angelical esencia.

mi mente te reclama, no soporta tu ausencia!

 

Eres mi dicha, mi fortaleza. Tu nombre es mi canción

Símbolo de amor y nobleza, Madre de mi corazón!

Perfumas mis días, completas mis vacíos.

Naturaleza divina eres, ¡Cuánto yo te ansío!

 

Mujer, madre y amiga, Creadora de mi vida,

Escultora de mi corazón, haz tallado en mi ser

miles ejemplos de amor, que me ayudan a crecer,

y a ser quien hoy soy!

 

¡Cómo agradecerte madre!

Por tanto recibido,

tu tiempo dedicado,

Tu protección y tu abrigo.

 

En postal te has convertido

Mi imagen preferida,

Cada día te miro y sonrío

Sé que tú sientes lo mismo.

 

Tu amor permanece en mí

Más allá de las distancias,

Sé que estás aquí

Calmando mis ansias.

 

¡Gracias madre!

Cofre celestial,

Mi tesoro más valioso

VIRTUD ANGELICAL!

 

En éste tu día, mi poema yo te escribo,

desde el cielo tu fragancia en mi ser yo percibo.

Feliz día madre!  Feliz día yo te digo

Lo mejor yo te deseo! Siempre te llevo conmigo!!

Madre

 

En homenaje a mi querida madre que ya no está en ésta vida, pero que su espíritu y su esencia aún viven; en un mundo mejor, y en mi alma también….

Su ejemplo, su caridad, su belleza, aún perduran en mí. Cuánto me ha enseñado!

Su fortaleza ante la vida, su lucha ante su terminal enfermedad. Lucha que continuó hasta su final…. y sé que victoriosa se ha ido. No la victoria de éste mundo, sino la de Fe, su perseverancia, su ánimo. Sé que se encuentra en el lugar merecido, que nada fue en vano. Todo lo que se ha llevado de ésta vida, bueno y malo han sido para su progreso espiritual. Su grandeza de alma. Supo seguir sin desfallecer ante las adversidades de éste mundo. Su coraje indiscutible y ejemplar ha dejado en sus hijos. Madre! Mi nombre preferido, mi persona favorita, mi ángel inigualable. Donde estés te deseo felicidad eterna. Y aquí, en mi corazón arraigada permanecerás por siempre hasta que mi tiempo se termine y corra tras de ti, anhelosa de estrecharte en mis brazos espirituales. Allí nos encontraremos, yo lo sé!.

 

Compartir en:

2 comentarios en “Madre que ya no estás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.