La sonrisa…

 

La sonrisa

 

La sonrisa transmite. Contagia. Contamina pero de alegría. Suaviza dolores. Es consecuencia de ser positivos. 

Una sonrisa dibuja un corazón feliz.

   La sonrisa: Admiro a esas personas que siempre tienen una sonrisa en su rostro…. Uno piensa qué feliz debe ser!

Preguntando una vez a alguien, que siempre reflejaba un semblante alegre, dijo:

_ yo también tengo problemas. No siempre todo va de mil maravillas, pero me he propuesto no detenerme en el dolor, enfrentarlo con una sonrisa cada día.

 Prosiguió:

_ No sabes cuánto te ayuda, te sostiene, porque además de dar una sonrisa a quienes me rodean recibo siempre la recompensa  del cariño.

_ Hacer cambiar un semblante triste y la amabilidad con que éstas personas se dirigen a mi, me llena el corazón!

_ Lograr hacer sentir un poquito bien a alguien me hace sentir bien a mi.

_ Dejar de pensar sólo en mis problemas y tener una mente positiva hace que la vida no sea pesada. Ayuda a que encuentre en ella todo lo que tiene para ofrecerme…. está en uno mismo…. en nuestra actitud.

sonríe

La sonrisa

Cuánta verdad encierran esas palabras! Aprendí de ésta persona que, sonreírle a la vida, no es vivir en completa felicidad…

La sonrisa y la felicidad:

La felicidad no es constante. Hay momentos felices, otros no tanto y algunos amargos. Según como reaccionemos frente a ellos, podremos superarlos y pasar el trance lo mejor posible.

risa

La risa

Una sonrisa es un gesto de alegría, de amabilidad.

Sin emitir sonido estamos diciendo tanto en una sonrisa!

Estamos reflejando armonía, optimismo, cordialidad. Contagiamos nuestros sentimientos positivos.

Somos así, afectuosos con quienes nos rodean, atentos, amigables!

Cuántas cualidades tiene una sonrisa!. Qué dichosas las personas que poseen estos atributos. Son capaces de lucir un rostro resplandeciente, más allá de sus propios conflictos o penas que estén transitando…

No creas que existen personas con esta capacidad y que tú no puedas ser una de ellas. Por el contrario si te propones a sonreír a menudo y tener buen semblante, verás que llegarás más al corazón de las personas y que tú mismo te sentirás estupendo.

Porque sonreír no significa negar los problemas, sino saber sobrellevarlos. Mirar la vida desde otro ángulo.

La vida no es solo sonrisas ni grises:

Reconocer que la vida, se compone tanto de crisis como de alegrías. Que tú determinas, si enfrentarás los desafíos, con una actitud positiva y armoniosa o con enojo y dureza de corazón

 Sin culpar a otros por tus penas. Sin deprimirte por tus pruebas. Ejerciendo el poder que tienes en tí,  para superarte, vencer al enemigo y triunfar sobre el dolor.

Porque así es la vida, una lucha continua, con sus tormentas y sus días soleados  también.

Está en ti, abrir tu paraguas hasta que la tormenta pase, y disfrutar de las rosas que la vida te regala. Siendo cuidadoso de sus espinas, que si bien embellecen a la rosa, también pueden dañar.

Porque si bien, las desilusiones existen, la controversia, los engaños… todo nos enseña.  Por consiguiente, nos toca aprender a disfrutar de lo bello y descartar lo amargo.

Todas esas experiencias harán de cada uno una persona única y victoriosa.

Todo pasa, y hay mucho más por seguir viviendo!

No olvides: “La vida es una escuela”

https://issuu.com/lavidacomoescuela

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.