La esperanza y la Fe.

confianza

Esperanza y fe

La esperanza y la fe, son sentimientos positivos, relacionados con la confianza.
Nos ayuda a mirar hacia adelante y a esperar algo mejor.

   La fe, nos tranquiliza. Es confiar en un mañana mejor, un mundo mejor, un día mejor….
Nos anima, nos llena el alma, nos revive. Confiamos en eso que aún no vemos, pero es allí donde depositamos la Fe. Fe en Dios y en nosotros mismos.
En Dios porque por nuestra Fe,  Él obrará el milagro y en nosotros porque ponemos todo de nuestra parte para lograrlo.

   Como siempre se dice “La Fe sin obra es muerta”, es decir, además de esperar debemos actuar. Trabajar en el asunto y confiar.

Si tenemos esperanzas y somos perezosos, quizás lo que esperamos se frustre y pasamos a la desesperanza. No debemos permitir que eso ocurra.
Fe y esperanza, es vida, es acción. Actúo porque sé que va a ocurrir, o porque sé que lograré tal cosa.

No pierdas nunca las esperanzas! No pierdas la Fe!

esperanza

Fe

Por o tanto, la Fe nos fortalece y nos da valor en momentos difíciles.

Nuestra actitud positiva y nuestra confianza hará que lo imposible se vuelva POSIBLE.

Es así como los milagros suceden, con la certeza en aquel Dios que nos dio la vida y que todo lo puede.

confianza

Fe, esperanza

Un corazón atormentado carece de esperanza. La ausencia de Fe no le permite obrar milagros.

Si estás deprimido y con falto de fe, reanuda tus fuerzas, comienza a dar pasos hacia la luz. Comienza a creer y a fortalecer cada vez más esa semillita de fe. Con tus cuidados y esmeros brotará y crecerá hasta producir sus frutos.

No te des por vencido! Aprende que la desesperanza y el desánimo no vienen de Dios. Recházalos, reemplaza cada mal pensamiento por uno bueno, que este cargado de optimismo.

Luego, déjalo germinar, no lo descuides, aliméntalo siempre. De modo que llegue el día, en que tu gran fe, tenga el poder de realizar los deseos buenos de tu corazón. El logro de los milagros justos que necesitas que ocurran en tu vida.

Y nunca dejes de ser agradecido, ni dejes de reconocer a Dios en cada paso de tu vida.

Mantendrás así las energías necesarias para seguir el camino. Podrás enfrentar dificultades y tener la firmeza necesaria cuando más lo necesites.

Así la vida irá forjando en tí una gran persona! Con las cualidades de un ser digno y honorable, valiente y luchador. Quien aprendió de cada obstáculo, quien utilizó las piedras que obstaculizaban el sendero para levantar un castillo.

Y las caídas que éstas pudieron provocar, no fueron más que “tropezones”, porque has tenido las fuerzas y el valor para seguir y continuar con fe, sin soltarte jamás de la esperanza, compañera inseparable de la vida.

Poder decir al final: luché, aprendí, crecí, y al fin lo logré!

Recuerda:

la esperanza

La fe

Tu fe hará que tus sueños sean posibles,por lo tanto “actúa” y vé hacia adelante con optimismo y confianza!

Niégate a todo pensamiento negativo. Levántate y continúa!

Un día mirarás hacia atrás y verás cuánto has crecido y superado. No recordarás el pasado para amargarte, sino para ver el valor que has tenido en las batallas de tu vida.

Felizmente utilizarás la sabiduría adquirida a través de las experiencias vividas. Y obrarás con más inteligencia y confianza.

 

Compartir en:

1 comentario en “La esperanza y la Fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.