Tu biblioteca: la mente

Tu biblioteca: la mente

La memoria es la biblioteca de nuestra mente, allí se alojan todos los recuerdos (libros) con cada época de nuestra vida. Cada libro con su índice de todos los momentos vividos.

 

Cada vez que recurrimos a nuestra biblioteca (la mente) buscamos los libros preferidos (memorias), que relatan momento únicos, irrepetibles, inolvidables y amados. Esos libros que no nos cansamos de leer una y otra vez en distintos tiempos de nuestra vida.

A veces nos topamos con otros libros “no tan interesantes”, están allí…en nuestra biblioteca, mal ubicados. Les dimos el lugar que no merecen, la importancia que no poseen. Los tomamos, les damos una miradita pero lógicamente enseguida perdemos el interés por seguir su lectura.

Sus títulos nos dicen todo: “Malos momentos”, “Fracasos”, “Miedos”, “Engaños”, “Decepciones”…Su índice nos recuerda artículos indeseados, incapaces de satisfacernos pero muy hábiles en amargarnos.

Lo triste es saber que el autor de esos libros hemos sido nosotros mismos, que involuntariamente, la vida nos impuso escribir. Allí quedan guardados. Escondidos en estantes alejados del alcance cotidiano, situados en la categoría que les corresponde y en el lugar adecuado, últimos de localizar!

La gran biblioteca: nuestra mente. Escogemos releer aquellos capítulos con finales felices. Nos encantan esas historias como en los cuentos de hadas. Clasificamos y favorecemos nuestros propios “cuentos maravillosos”.

Si bien, en estos cuentos no hay finales mágicos, ni existen príncipes ni castillos, no hay hechizos ni varitas mágicas, son nuestros propios cuentos reales, con personajes existentes. Personajes distinguidos con corazones frágiles y sensibles, sentimientos poderosos que hicieron magia en nuestras almas.

La biblioteca: Tu mente

Magníficos personajes que con su papel protagonizado han colmado de dicha nuestros días.

 

 

 

Me encanta escoger y marcar en esos libros, esas notables figuras que tanto me enseñaron. Han sido y serán mis héroes predilectos: amigos, padres, hermanos, hijos….regalos de la vida. Valientes, célebres personalidades, increíbles personitas de hierro que supieron sostener mi corazón ante circunstancias complicadas.

Hermosos libros (recuerdos) que narran historias de “huellas con pasos dobles”, porque nunca estuve sola! Supieron anteponer el corazón y acompañarme cuando el camino me era dificultoso de transitar.

Tu biblioteca: la mente

 

Y  un día gris….ordenando mi biblioteca me hallaba, limpiando esos estantes alejados, oscuros, con libros no gratos. No tuve el valor de quemarlos y despojarme de ellos.

Allí permanecían… olvidados, abandonados pero, la tentación pudo más…y los volví a abrir!

tu biblioteca: la mente

Era uno de esos días tristes….sí! leí algunas páginas que se mojaron con mis lágrimas, nostalgia y tristeza agobiaron mi alma. Los cerré amargada! Me hicieron recordar también personajes maliciosos, que también existen en los cuentos….

Al fin decidí volver a mí! Volver al presente. Recurrí urgentemente a mis favoritos, esos libros de recuerdos bonitos donde se hallan pintado de colores  los mejores momentos de mi vida. Y esos hermosos señaladores que me sugieren rápidamente la ubicación de ellos. Pasajes que utilizo cada vez que necesito reponer energías y sonreír. Me transportan y le dan fuerzas a mi alma.

Tu biblioteca: la mente

Mientras sigo la vida, continúo incorporando y seleccionando en mi biblioteca, momentos felices, jerarquizándolos y priorizándolos para volver a leerlos.

Decidí colocar en un viejo baúl aquellos libros que en mi mente incomodaban a los demás, ocupaban y estorbaban mi presente. Ahora escribo lo que la vida me dicta y mi corazón los sella de amor y gratitud.

Tu biblioteca: la menteMi biblioteca ha quedado limpia de historias inconclusas, infelices  y dañinas. La he llenado de luz con excepcionales recuerdos que jamás destruiré.

 

 

Ordena tu biblioteca. Posiciona tus libros, tipifica tus pensamientos. Guarda esos malos recuerdos que te hacen daño y que ya no necesitan ser recordados. Toma sólo para ti la enseñanza que te hayan dejado y ten ahora la sabiduría de colocarlos en algún rincón donde no interrumpan tu presente ni te entristezcan.

Si haces esto con cada mala experiencia, verás al final de tu vida lo grandioso de existir, las bendiciones que has tenido y los maravillosos momentos y seres que en tu corazón te llevaras eternamente.

Tu biblioteca: la mente

Alumbra tu mente, llénala de gratitud por la vida!

Compartir en:

1 comentario en “Tu biblioteca: la mente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.