La angustia agota: El poder para vencerla

Angustia: no permitamos que nos destruya. Tenemos la capacidad de vencerla. Un poder contra la angustia y el dolor que no sólo se halla dentro de nosotros,  sino también la encontramos en la naturaleza.

Cómo podemos acabar con la angustia que agota y nos deja sin aliento en la vida. ¿Quién no ha sufrido traición, desengaño, desilusión? o como quieran llamarlo…

 

He vivido una situación así hace años, creyendo que nunca lo superaría. Era imposible la idea de poder lograrlo. Hoy, después de tanto tiempo, aquí estoy. Cuán difícil fue! Qué inesperado! Cuánta decepción y cuanto dolor experimenté!

Cuánto daño pueden causar fríamente las personas sin corazón; y dejarnos esa angustia en el alma, hasta el deseo de preferir no existir. Sin poder comprender los motivos ni los por qué. Anonadada, sorprendida, atónita, angustiada, sentirme tan poco valorada.

Cuestionarme tantas cosas, tratar de encontrar mis culpas y comprender con el tiempo, que no siempre la culpa es de uno. No siempre merecemos lo que nos pasa.

En ocasiones nos equivocamos y como consecuencia nos enfrentemos al dolor, pero en  otras, no significa que merezcamos soportarlas. Sin embargo, nos toca aprender, no solo de la vida misma sino de las personas que nos rodean, en quienes confiamos y/o amamos.

Además,  aprendí  cuánto poder tenemos y no siempre lo sabemos. Escondido está en nuestro interior y sólo lo descubrimos en situaciones dolorosas. Somos capaces de resistir. De lo contrario nunca sabríamos  de qué material tan resistente estamos hechos.

En esos momentos creemos morir, el mundo se nos cae y no vemos posible salida. Permanecemos aplastados, sumergidos en el dolor, esa angustia que va consumiendo nuestros sentidos, intentando dejarnos sin fuerzas suficientes, y quizás hasta sin voluntad para luchar.

Sin embargo,  poco a poco la mente se va aclarando, durante el proceso,  empezamos a mirar los desafíos desde otro ángulo. Muy lentamente, comenzamos a comprender, a reencontrarnos, localizar nuevamente a la persona que éramos ante del estallido que sufrimos.

Ni podía imaginar en aquellos momentos,  verme  hoy de pie y entera…. Con cicatrices en el corazón que ya ni se notan, ni se sienten. Heridas cerradas,  porque pude hallar dentro de mí,  el valor, la valentía para  levantarme y seguir.

Lo difícil que fue, no lo puedo negar!  La angustia que sentí, no la pude ocultar. Como tampoco eludir esa  mano invisible que me sostuvo, que me dio el empujón que necesitaba.

Esa ayuda milagrosa del poder divino,  que hace a las personas sujetarse, aferrarse y comenzar a ascender hasta la superficie nuevamente.

Poder  resurgir sin que aquel mal trance cambiara mi esencia, mi persona, mi sentir, mi corazón… Hoy que ya todo pasó, la angustia me hizo fuerte, y siento que me preparó  para otros acontecimientos similares, si así fuera.

Pienso en todas aquellas personas que tal vez estén pasando situaciones como esas  y estén angustiados.

Esa angustia que agota, ese desesperante dolor que no se sabe como curar o quitar de nuestra alma. Que aunque  hagamos lo que hagamos, no se nos quitará, sólo nos queda  transitarlo, procesarlo y soportarlo.

Tomemos el ejemplo del “sauce  blanco”, que tiene la facultad de regenerarse  así mismo,  cada vez que su corteza se daña, o sufre alguna herida. Esto es posible  ya que su corteza genera una sustancia llamada “salicina” que permite una regeneración constante.

Como vemos, una potencia o energía  que se encuentra en la naturaleza.

Eres una persona creada  por un ser superior,  que te dotó de capacidad y poder de regeneración ante cualquier daño. Traemos en el alma dicho potencial, las pruebas de la vida nos llevan a descubrirlo, desarrollarlo y aplicarlo a nosotros.

No estamos solos ni con las manos vacías, así como se nos presentan dolor y angustia,  también se nos dan herramientas espirituales para luchar y combatirlas.

Otros ejemplos:

Aún contra el viento

 

Podemos tomar también otro ejemplo hallado en la naturaleza…

Como tal vez ya lo sepas, una ostra herida con algún elemento extraño o grano de arena que entra en su interior, comienza a transformar su dolor causado por éste, en una maravillosa y valiosa perla.

En su interior, la ostra posee células de nácar. Sustancia que comienza a cubrir el grano de arena con muchas capas para proteger el cuerpo indefenso. Como resultado de esto, se va formando la preciosa perla. La cual fue creada como consecuencia de gran dolor.

Una vez más hallamos el poder en la naturaleza, la capacidad y poder de cicatrizar y sanar.

Utiliza esa sustancia que traes en tu alma. Cubre con capas el dolor, una y otra vez. Convierte esa angustia en la perla preciosa que hará de ti una persona valiosa y afortunada de poseer este don.

Concluyo compartiéndoles este cuento:

La ostra perlífera

Autor: Padre Mamerto Menapace

Era una ostra marina. Marina era un bicho de profundidad y, como todas las de su raza, había buscado la roca del fondo para agarrarse firmemente a ella. Una vez que lo consiguió, creyó haber dado con el destino claro que le permitiría vivir sin contratiempos.

Pero el Señor había puesto su mirada en Marina y todo lo que en su vida sucedería. El Señor Dios en su misterioso plan para ella, había decidido que Marina fuese valiosa.Ella simplemente deseaba ser feliz.

Y un día, Dios colocó en Marina un granito de arena. Fue durante una tormenta de profundidad. De ésas que casi no provocan oleaje de superficie, pero que remueven el fondo de los océanos.
Cuando el granito de arena entró, Marina se cerró violentamente. Es la manera de alimentarse que tienen las ostras. Todo lo que entra en su vida es atrapado, desintegrado y asimilado. 
Pero tan pronto constató que aquello era sumamente doloroso y que la hería por dentro quiso entonces, expulsar ese cuerpo extraño. Pero no pudo.
Ahí comenzó el drama. El granito de arena era indigerible e inexpulsable. Trató de ignorarlo, tampoco lo pudo. A Marina no le quedaba más que luchar contra su dolor, rodeándolo con el pus de su amargura.

Pero poseía una hermosa cualidad. Era capaz de producir sustancias sólido, fabricarse un caparazón defensivo, rugoso por fuera y terso por dentro o la construcción de una perla. Y eso fue lo que realizó Marina.

Poco a poco, y con lo mejor de sí misma, fue rodeando el granito de arena del dolor que Dios le había mandado, y a su alrededor comenzó a nuclear una hermosa perla.


Muchos años después de la muerte de Marina, unos buzos bajaron hasta el fondo del mar. Cuando la sacaron a la superficie, se encontró en ella la hermosa perla. Al verla brillar con todos los colores del cielo y del mar, nadie se preguntó si Marina había sido feliz. Simplemente supieron que había sido valiosa.

 

 

 

Compartir en:

17 comentarios en “La angustia agota: El poder para vencerla

  • Siempre hay un antes y un después, alguna vez me.pregunté porq antes reía y jugaba era muy alegre capaz de convertirme.en una niña para jugar y reir y de pronto la vida te cambia y sin querer se va apagando el brillo q hibas dejando donde camino q cruzaras quedaran tus huellas, un día… sin querer te olvidaste de aquella niña q tenía esa capacidad de ser felíz y cuando paso el tiempo y te das cuenta, reaccionas …y te preguntas …donde estoy yo ?..me perdí…pasan largos años y el valor de la autoestima habían sido aplastados por el tiempo y las tristezas …y leer el relato me hizo recordar… cuanto valor tiene nuestra alma ..! q dejamos que un día alguien le doliera tanto nuestra luz, que en vez de alimentarse de ella, trató de apagarlo y nos deja casi sin aliento. El Señor conoce nuestro sentimientos y por cada prueba valiosa q pasamos siempre nos ayuda a ver los seres de luz q somos y capaces de volver iluminar cada vez que la necesitamos.
    Me hizo recordar muchas cosas lindas…!

  • Excelente ! Tantas verdades en tu relato! Esa energía tan poderosa que cada uno tiene y debe utilizar en esos momentos difíciles. Creo que tenemos que transitar este camino con la certeza que todo lo que suceda en nuestra vida nos permitirá aprender y ser mejores con nosotros mismos y con los que nos rodean. Gracias por tantas emociones positivas! Me encantó la historia de Marina.😘

  • Es así, no sabemos el poder que tenemos, estamos por la vida tan “acelerados” que no tenemos tiempo siquiera de pensar en ello. Pero cuando pasamos por esos momentos de angustia cuando ya no podemos más, ahí es donde sacamos esa fuerza desde lo más profundo de nuestro ser, y logramos cosas imaginadas. Muy lindo, Gracias por compartir tus experiencias.

    • Gracias a vos por compartir tus pensamientos. Realmente tenemos la capacidad aunque no siempre sea fácil, pero si no nos dejamos vencer, logramos superar todo dolor. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.