Inventario de bendiciones: nuestra fortuna

Nuestra fortuna más preciada:

¿Alguna vez te haz puesto a pensar en tus bendiciones? ¿Será que tendemos siempre a estar al tanto de todo lo que nos falta?

 Créate el hábito de observar tus bendiciones!

 Bendiciones: Como seres humanos tendemos siempre a estar al tanto de todo lo que nos falta. En los problemas que tenemos, en las cosas malas que nos suceden. No contamos las bendiciones …. En fin, siempre  acostumbrados a quejarnos y sufrir sin ver un poco más allá.

           Por esta razón, nunca estamos conformes. Nunca nos detenemos un momentos para realizar nuestro inventario. Cuenta tus bendiciones! Agradece por ellas! Valora lo que tienes.

¿Haz realizado en algún momento de tu vida,  un balance de tus bendiciones ?

¿Haz pensado en todo lo que posees o colocado en una balanza imaginaria tus bendiciones y tus pruebas?¿Realizaste una comparación entre una y otra?

Sé que si estás pasando por un fuerte dolor, no puedes ver más allá de ese dolor. Nos olvidamos de cuanto tenemos porque las dificultades ocupan toda nuestra mente y energías.

Pero te propongo: comienza a hacer una lista con todo lo que tienes en tu vida.

Quizás de repente no puedas recordar todo lo que quieras nombrar. Habrá muchas cosas o momentos que quedaron tan atrás en nuestra memoria que no es fácil traerlas al presente en un segundo.

Pero créeme, cuando comiences a escribir tu lista, irán apareciendo en tu mente cosas que ya ni recordabas….

De todos modos, cada día continúala, porque siempre habrá  más para  seguir sumando.

Te sorprenderás a ti mismo con tu lista de bendiciones. SI! así será, la sorpresa será para ti.  Compáralas con las pruebas y dificultades que has pasado a lo largo de tu vida. Fascinantemente podrás observar (aunque te parezca imposible) que son más las cosas que posees en la vida, de las que creías.

Aquellas serán las cosas que agradecerás, aún las adversidades que haz tenido que superar en el trascurso del tiempo. Porque todas ellas te han beneficiado en algo, más allá de haber soportado el trance.

Reiterando lo dicho anteriormente, uno siempre ve la parte vacía del vaso, es decir “lo que nos falta”.

Sería bueno empezar a valorar y agradecer por todo aquello que nos llena de felicidad. Todo aquello que nos motiva a vivir y a quienes nos alientan a seguir. Como también, sentirnos agradecidos por los momentos que hemos gozado y los que cada día se siguen sumando a nuestro inventario de bendiciones.

Porque no podemos negar que más allá, de nuestras desilusiones, nuestros fracasos, errores, tristezas… no dejan de caer sobre nuestra cabeza bendiciones que muchas veces pasamos por alto.

Y dentro de ese inventario ¿está el amor?

Si en tu lista está el amor, eres una persona muy bendecida. El amor de quienes te rodean, tus seres queridos, amistades,  familia. El amor que das y el que recibes. Cuán afortunado eres entonces!

El amor lo puede todo, lo cura. Con el amor que damos y el que nos dan nos fortalecemos. Nos llenamos de coraje y valentía para batallar en la vida.

Por lo tanto cuando tengas la lista “más larga de lo que pensabas” empieza a ser agradecido. Agradece cada día por el inventario preciado que posees.

No olvides que reconocer las bendiciones y ser agradecido te traerá paz y armonía. Obtendrás así,  sentimientos de felicidad y fuerzas en los momentos críticos.

Las personas que saben apreciar el valor de todo cuanto poseen, son más alegres. Su semblante irradia tranquilidad y son seres más sensibles. Con mucha más capacidad para amar y servir a otros. Para enfrentar desafíos y reponerse para continuar. Tienen esa cualidad de “ver el lado bueno de la vida”.

Saben que vivir no es transitar un mundo perfecto y sin complicaciones. Sí es, un sendero de aprendizaje y experiencias que nos hacen crecer. Nos rodean cosas bonitas de las que podemos disfrutar a cada paso.

Piedras en el camino

Camina sobre las piedras

Recuerda utilizar “las piedras” para caminar sobre ellas. Y si caes, te levantas. Agradece por tener las fuerzas para seguir el camino.

Sé positivo en cada paso que des, y no olvides agradecer, amar, reconocer, aceptar y valorar.

Compartir en:

4 comentarios en “Inventario de bendiciones: nuestra fortuna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.