Escalar tu propia montaña

Escalar

 

Cada día escalamos nuestra propia montaña: “LA VIDA”, cuyo sendero empinado requiere de esfuerzo y paciencia para transitarlo, sin perdernos lo placentero del paisaje que nos rodea.

 

Escalar: mirando hacia la meta, proseguimos el camino. Muchas veces alegres y triunfantes al avanzar ágilmente y otras no tanto. Hallamos piedras, hendiduras, lugares escabrosos que nos desalientan y dificultan la subida.

Mantenernos es la lucha y el esfuerzo, el propósito y objetivo que emprendimos al nacer. Al recibir nuestro primer aliento de vida comenzamos a escalar,  sentir, conocer, saborear…no todo nos era agradable. Desde el principio experimentamos llanto, dolor, felicidad, cansancio, amor, admiración…

Fuimos involucrándonos en el mundo llenándonos de cada experiencia, sonriendo, tropezando, errando, obteniendo logros y todo cuanto la vida misma nos va mostrando.

Escalando cada día la montaña de la vida, aprendemos y nos fortalecemos. Es importante que “Nunca te rindas”! en éste viaje.

Que tu visión sea “la cima” y tu lema “nunca me detendré”.

Escalar con persistencia  y gratitud, éstos deben ser tus constantes compañeros, virtudes de las que nunca debes despojarte.

Aprende a resistir. Habrá intentos fallidos, retrocesos quizás, pero necesarios para retomar con más fuerzas.

EscalarNo avances de prisa, disfruta el paisaje que te rodea, te abraza, siéntelo! Viento, sol, lluvia, todo tienen su sabor, conoce cada experiencia y vívela!

Cada paso conquistado es tu propio logro! Tu eres el alpinista, el desafío es tuyo y de nadie más. Puedes hacer que “escalar” sea gratificante y estimulante, aún cuando haya desniveles, grietas o aludes que debas enfrentar.

Utiliza los dones y habilidades que traes contigo. Tu actitud mental es TU RETO!

Sujétate a las fuertes cuerdas de la FE, el amor, servicio y paciencia. Son lo suficientemente fuertes para sostenerte en cualquier circunstancia. No las desaproveches ni abandones en el trayecto.

Revisa tu equipaje, selecciona qué sentimientos llevas contigo. Si has cargado odios, rencores, broncas, estos detendrán tu paso, serán estorbo y cargas fastidiosas. No te permitirán deleitarte ni habrá lugar para los que sí debes llevar a cuesta, los que deben perdurar y los que te harán sentir pleno,  alegre y fuerte.

Serán tu sostén, tu amparo, tu refuerzo espiritual, los que te harán brillar aún en la oscuridad y levantarán cuando flaquees.

Tu mente positiva atraerá la energía que necesitas para escalar tu Escalarmontaña. No desvíes tu mirada a aquello que pretenda interrumpir tu dirección para evitar que llegues y logres tu victoria.

Al final de tu vida… cuando llegues a la cima, mirarás hacia atrás y verás, desde aquella preciosa vista, todo lo que has ido sembrando y cosechando, te enorgullecerás de ese camino recorrido, nunca te arrepentirás de haberlo transitado y de tus batallas en los intrincados momentos.

Sigue tus principios, persigue tus sueños. Atrévete a luchar por ellos. Resiste las tormentas. Renueva tu fortaleza  interior con la confianza en ti  mismo y en quienes te alientan a seguir.

Escalar

Compartir en:

1 comentario en “Escalar tu propia montaña

  • It is perfect time to make some plans for the future and it’s time to be happy.
    I have read this post and if I could I wish to suggest you
    few interesting things or advice. Perhaps you could write next articles referring to this article.
    I want to read even more things about it!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.