Devuélvase al remitente

Devuélvase al remitente

Devuélvase al remitente:

La vida se encarga de devolverlo a quien remite. Es como una energía que circula entre uno mismo y los demás.

No importa cuánto tiempo pase, “Todo el amor que das, recibirás”. “Porque todo lo que brindes volverá a ti multiplicado”

Son frases que frecuentemente escuchamos o vemos, pero no dejan de ser auténticas, eficaces y ciertas. Se aplican en la vida de todo ser sobre la tierra.

El que da lo mejor, sin espera nada a cambio, recibirá. Porque así es la ley, “lo que damos recibimos”.

Está en nosotros procurar que lo que demos sea derivado del amor, ya que si de él no proviene, la vida también dirá: “devuélvase al remitente” (en sentido figurado).

Si lo que hemos otorgado no es bueno, lo que regrese tampoco lo será.

No interesa en qué forma ni cuándo pero la vida misma se encarga. La vida premia a toda alma bondadosa y carismática o consecuentemente acredita al remitente los malos actos efectuados.

Las acciones de aquellos corazones vacíos, carentes de piedad y cariño. Corazones fríos que no intentan curar y cerrar sus heridas. Corazones que quizás sufren y han sido golpeados y lanzan contra otros sus dardos llenos de odio, desesperanzas e ira…

Pero sin juzgarlos, un noble corazón les invita con amor a sanar sus lesiones. Sin embargo no siempre los resultados son los que esperamos. No todos están dispuestos y seguirán su camino ofreciendo al mundo lo que lleven dentro.

Devuélvase a remitente“Devuélvase al remitente” dice la vida, así que prosigamos nuestro rumbo con todo lo que nosotros sí poseemos.

Más allá de las espinas y caminos escabrosos que en ocasiones nos tocará transitar, no nos cansemos de “hacer lo bueno”.

Un corazón da de lo que posee, ¿Qué guardas en tu propio corazón? porque de eso se trata. Lo que poseas en tu interior otros percibirán y tomarán de ti. Y buenas cosas retornarán, eres el remitente, el autor de tus hechos por lo tanto se te reembolsará.

La persona más beneficiada eres tú. La armonía en tu corazón, la paz en tu mente, y el regocijo en tu alma será grande.

“Devuélvase al remitente” podría compararse  al “búmeran” que tras ser lanzado posee la cualidad de volver al punto de donde se lanzó.

Cuando no impacta sobre el objetivo, regresa a quien lo ha arrojado. ¿No sucede así en ocasiones, que ofrecemos bien a quién no lo valora? ¿Cuántas veces nos decepcionan o traicionan? Nos sentimos frustrados, desdichados por haber dado lo mejor a quien no lo merecía, ni compensaba de manera satisfactoria, como imaginábamos que lo haría….

No te desanimes ante estas circunstancias. Si bien sentirás tristezas, que tu ánimo no desfallezca y tus ganas de dar lo mejor de ti sigan en pie constantemente.

Es la ley: “devuélvase al remitente”, sin importar que”no siempre” lo que diste o sembraste en otros, haya tenido los frutos deseados, ni logros esperados, la vida te retribuirá con sucesos felices y puntos a tu favor…

Nada es en vano!

El búmeran es un mecanismo circular y remite a causas y efectos.

En cada “causa” hay un “efecto”. Si la causa es amor, amor será elDevuélvase al remitente efecto. Si tu causa es brindar lo mejor, el efecto positivo impactará en ti.

Todo regresa, sea bueno o malo. Si lo que das es recibido o aunque sea despreciado. La vida te favorecerá. No dudes en dar lo mejor de ti.

Todo lo que generes, eso atraerás. Si generas situaciones negativas, los resultados serán similares. Si tu mente, tu actitud, tus acciones son positivas, bendecidas consecuencias (o efectos) conquistarás.

Está en ti, en nosotros,  crear efectos saludables, beneficiosos y optimistas. Ellos dependerán de cuáles sean nuestras “causas”.

Devuélvase a remitente

Compartir en:

4 comentarios en “Devuélvase al remitente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.