Corazón de acero

Corazón

Corazón de acero, jamás una señal de emoción o amor. Sino por el contrario anda por la vida dañando e hiriendo sentimientos, destrozando  corazones. Por qué lo hace? Acaso nació así? Un ser desalmado?

¿Por qué marchas por la vida tan insensible e impenetrable?

¿Acaso no percibes el dolor? ¿Inconmovible es tu alma?

¿Indiferentes son tus pensamientos, que solo golpeas y hieres a otros sin dañarte?

Corazón de hielo, cruel, ingrato, ¿por qué destruyes sentimientos, arruinas vidas, dañas a quienes intentan aferrarse a ti?

Rompiste la confianza que corazones sanos te han brindado, dando lo mejor de sí. Se entregaron con leales intenciones y a pesar del dolor que les has causado, no dejan de amarte…

Corazón de piedra, imperceptible, ¿acaso la vida te endureció?

¿Por qué te has cerrado tanto?

No niegues que tu dolor te ciega, no desmientas que lo cubriste con capa de acero para no sufrir más! Para resistir el daño….

¿No recuerdas a tu tierno y joven corazón? Frágil era, delicado, apreciable y valioso. De tanto mal recibido lo has dejado convertir en corazón de acero, frío, resistente, duro, que nada entiende de compasión ni caridad.

Corazón

No supo buscar la luz, ni respirar aire fresco, sólo bañarse bajo la lluvia de los sinsabores de la vida. Se abrazó a la oscuridad, se aferró a la maldad. No supo ver el lado bueno de las cosas, ni esquivar la crueldad. No soportó el engaño, no halló tranquilidad. ¡Cómo no comprenderte!, pero cómo no llamarte a la vida! ¿¡Cómo poder justificarte!?.

Enferma está tu alma, me apena.

Aquí estoy, Intento salvar tu corazón!

Corazón de acero hoy eres, empujando sin piedad, destrozando afectos que tratan de llegar a ti.

Empobrecido corazón… Lo cercaste impidiendo el paso. No dejas que el sol entibie sus latidos ni tu sangre fluya con todas las energías que ocultas permanecen. No sonríes a la vida. Y encubres tu llanto mostrándote inderrumbable.

Debes saber que sonreírle a la vida contrarresta el llanto. No te quedes detrás de la muralla!

Mira hacia afuera, observa la vida, abre tu corazón, resplandece tu semblante con entusiasmo y vigor. No pierdas tus ansias de combatir el mal. Apégate a los que te quieren y te alientan, únete a los que luchan con vitalidad e ímpetu. A quienes derrotan invasores del mal, combaten la oposición. Perduran latentes y con valentía en la lid.

Sé uno de ellos! que superan desilusiones, derriban baluartes, desatan esas cadenas que esclavizan e intentan despojar de lo bello por vivir.

CorazónCorazón de acero! No te cierres más! Busca esa llave para abrir tu corazón. No te dejes anular por el pesar ni que el dolor opaque tu brillar.

No hagas más daño queriendo vengar el dolor que sufriste. Aleja tus rencores, toma distancia del pasado, suelta allí tu dolor.

Cúbrete de esperanzas, recupera tu vida, renueva tu visión. Logra tus metas olvidadas, lucha por tus sueños desvalidos.

Un corazón resiliente es un corazón poderoso y triunfante. Sacude hoy vivencias negativas y lúgubres. Deja atrás  las cargas innecesarias y perturbadoras, sigue tu sendero. No te sueltes de la mano de quienes te acompañan a transitarlo e intentan levantarte.

¿Corazón de acero eres? Rompe esa estatua, saca de allí tu corazón valioso, cuídalo, vive por él. Abrígalo de sueños, llénalo de amor, colócale el manto del perdón y lo librarás para siempre de tanta amargura. Déjalo revivir.

Ya no será un corazón débil ni vulnerable, los golpes le han enseñado, ha aprendido a quedarse con lo bello de las personas, lo bonito de la vida, lo especial de los momentos. Permítele derramar amor, disfrutar del gozo de despertar cada mañana, y agradecer cada noche una nueva oportunidad vivida. No las desperdicies!

Enséñale a tu dulce corazón, “el hábito de ver lo bueno” en cada situación.

El hábito de mirar lo bueno será tu meta desde ahora.

Ya no corazón de acero!

Corazón

 

 

 

 

Compartir en:

4 comentarios en “Corazón de acero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.