Cambia tu frecuencia

Cambia tu frecuencia

Cambia tu frecuencia. Crea nuevos hábitos. Haz que tus días brillen y tus sueños sean posibles. Eres el soberano de tu vida, dirígela!

 

Cambia tu frecuencia: Eres quien programa de tus días.

Si bien a veces la vida nos sorprende con vicisitudes, dependen de nuestra postura “los resultados”. Sin obviar que la vida está llena de acontecimientos, tanto felices como amargos y que siempre afrontaremos retos.  Aún así, tenemos la capacidad absoluta de abordarlos y trabajar para nuestro bienestar.

De todos modos, es bueno prepararnos para tales momentos. Si tu mente es un bello y armonioso jardín, tus pensamientos florecerán y embellecerán. Si no cuidas, limpias y riegas ese jardín, las malezas lo invadirán y sombrío quedará. Ocultando lo bonito que hay en él con pensamientos negativos, de desesperanza y debilidad.

Somos dueños y señores de nuestra vida. Así es que la mantenemos iluminada o la oscurecemos con temores, inseguridades y desconfianza.

Ten fe en tu poder personal para sobrellevar los desalientos y desafíos. Los resultados serán el reflejo de cómo piensas.

Cambia tu frecuenciaSi tienes pensamientos comunes y reiterativos, los desenlaces nunca variarán ni prosperarán.  Por el contrario, si piensas con mirada positiva, éstos serán favorables para ti.

No olvides que:  “te crees todo aquello que tu mente te repita una y otra vez”.

Por lo tanto, cambia la palabra: “CREER por SABER”. (Parecen la misma pero no lo son). Haz de esto un hábito, es decir una rutina persistente: “Yo sé”

Invierte las frases: “yo creo que puedo” por “yo sé que puedo”, “Creo que hoy será un buen día” por “Sé que hoy será un buen día”…etc. Así en todas las cosas y obtendrás resultados muy diferentes de los que habitualmente generabas.

No te preocupes por el “Cómo”. Solo ten fe. Actúa! Pon en práctica este cambio de hábito. Piensa positivamente y lo demás acontecerá.

No te encargues del “cómo” Ábrete a los milagros. Atráelos con tus pensamientos positivos. Nunca dejes de confiar en ti, ni en Dios que todo lo puede. Para Él nada es imposible. Y para una mente positiva  tampoco.

Con esta confianza, podrás saltear las piedras de tu camino. Lograrás atravesar zonas de peligros, derribar vallas, conquistar sueños, avanzar por el camino y si te caes, tendrás la entereza para levantarte y continuar.

No siempre la vida resulta fácil, pero si mantienes tu valor y coraje saldrás victorioso, sin importar cuanto se interponga queriendo desplazarte.

Cambia tu frecuenciaCambia tu frecuencia, cambia tus hábitos. Al final de la vida verás cuánto creciste, cuánto te fortalecieron las luchas, cuán valiente has sido. A la vez, atesorarás todo lo bello que también te obsequió la vida. Valorarás a quienes siempre permanecieron a tu lado y te sostuvieron, compartiendo tus alegrías y tus penas. Quienes te amaron y aceptaron con tus virtudes y defectos y tú a ellos.

Sé el creador de tu destino! Crea tu día. Cada mañana al levantarte, luego de agradecer, crea tu día en la mente. Piensa positivamente en las cosas que harás (tareas, responsabilidades que cumplir etc.)

Durante el día deberás mantener esos pensamientos, no te permitas dudar, no admitas todo aquello que intente quebrantar tu fortaleza.

Al acostarte, evalúa tu día. Como dije al comienzo, a veces la vida nos sorprende con situaciones inesperadas o dolorosas. Estos problemas no nos encontrarán débiles, nuestros pensamientos positivos nos ayudarán a mantenernos y a medida que transitamos tal situación. Nuestra fe obrará  pequeños milagros y cambios que creíamos imposibles.

Para esto, siempre debemos tener una compañera muy necesaria, “la paciencia”. Sin ella no se logra mantener la calma ni los pensamientos positivos. El trance hay que pasarlo, pero la manera en que lo hagamos será lo diferente. No podrán vencerte gratuitamente si te mantienes con optimismo. Cambia tu frecuencia!

Antes de dormirte quédate con lo bueno que dejó ese día. No te duermas pensando en tus problemas, sino en las cosas positivas. No demuestres preocupación sino ocúpate de ellos!  Verás los milagrosos resultados de ser positivo.

Recuerda: “Todo pasa” la vida sigue y tú también. Cambia tu frecuencia. Crea tus días. Programa tu vida.

Decreta tus días! Sin olvidar el absoluto poder de Dios para que así sea y mediante tu fe, los límites desaparecen, lo imposible se vuelve posible. Tu fe en Él sumado a tu capacidad, obrarán juntamente para tu bien.

Cambia tu frecuencia y dirige tu vida!

Compartir en:

1 comentario en “Cambia tu frecuencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.