Asediada por las penas

Asediada por las penas

Asediada por las penas. Cuántos permanecen sin rumbo transitando por la vida. Perdiendo años, momentos  valiosos, cargando a cuesta dolor y angustias. Creyendo que no puede ser reversibles…

 

Desdichada caminaba ella por la vida, sí, asediada por las penas. Con sus lentos pasos y mirada entristecida….

Seguía y seguía el sendero frío y distante del mundo, sin girar siquiera para hallar otro camino.

Aún así, no estaba del todo sola. Cerca, muy cerca suyo, permanecían quienes la amaban y deseaban su bien. Quienes intentaban hacerle ver la vida desde otra miraba. Pero su corazón perturbado y asediada por las penas, sólo escuchaba “no oía”, solo miraba “no veía”.

Adormecida entonces,  sin razones ni motivos, proseguía su destino asegurado por la derrota total.

Su vida carecía de sentido, de proyectos, de objetivos claros. Desprovista de fe se aferraba más a su pasado.

Solo dejaba pasar los años, los días, las horas sin percibir belleza alguna en el trayecto.

No todo era espinas… pero asediada por las penas, su alma dormitaba hiriente sin esperanzas. No se permitía disfrutar de la vida. Así, como quien vive sin un mañana.

Brazos la cubrían, sonrisas animadoras pretendían alegrarla. Besos de afecto la colmaban. Palabras alentadoras intentaban despertarla a la vida…Pero nada evocaba su oscuro interior . Su capacidad de superación aún no afloraba dentro de su ser.

Atreverse a olvidar las penas

Asediada por las penas no intentaba  olvidar. No procuraba dejar atrás lo que fue. El pasado tumultuoso y agraviante llevaba consigo. Culpándose una y otra vez por aquellas cosas que no supo afrontar. Ocultando en cambio, tantos gratos momentos que la vida le había brindado. Es que no los tenía en cuenta…. Desoía su voz interior. No se animaba  a renacer, porque la culpa además, le hacía creer que ya era tarde para eso.

Cerrada su mente impidiendo el paso a pensamientos  positivos. Aquellos los cuales, le permitirían descubrir un mundo mejor. Borrarían angustias, ahogarían  tristeza, enterrarían el dolor. Sí, todo ese poder tienen los pensamientos positivos.

La vida, una prueba

Asediada por las penas, sombría su alma persistía. Su mochila cargada de amargura, su corazón roto por desilusiones.  Errores pasados la atormentaban. Cuentas pendientes consigo misma.  No comprendía que la vida es una prueba, que aprobarla estaba  en sus posibilidades. Que con fe las cosas se logran, las cicatrices cierran, el alma se reconstruye.

Su corazón  repleto de sueños rotos, de esfuerzos fracasados. Recuerdos que le llenaban de pesar y  rencor. Sin tener en cuenta  las bendiciones que la vida le había otorgado …ella no podía ver mas que sus penas.

Solo dando un paso

Inflamado y doliente seguía latiendo su corazón. Sólo tenia que dar un paso: “dejar atrás”.

Despojarse de todo cuanto apagaba su vida. Abrir  la mente,  la puerta de su alma, dar cabida a la vida, a sueños nuevos, a la esperanza. Aferrarse al amor que le brindaban quienes la amaban de verdad. Darse cuenta que también ella podía dar. Que dar amor es una medicina al alcance de todos.

El amor todo lo puede. El que recibimos y el que damos!

Dando es como recibimos. Ofreciendo atesoramos. compartiendo, la vida cobra valor .

Aceptar es crecer, la vida nos da y nos quita. Aceptando retos aprendemos, perdiendo,  valoramos. Superando, maduramos. Nada de eso es el fin!.

No mires la vida con ira, no veas el futuro con miedo. Cambia tus pensamientos. Atrévete a soñar bonito, aún en medio de las tormentas. Solo enfócate en ese sol que nunca se apaga, que volverá a brillar luego que las nubes pasen y el alma se empape.

No te dejes secar, utiliza la lluvia  para florecer. No permitas que asediada por las penas, la vida se te vaya. Los años se escapen y la sonrisa se desdibuje. Mantén la miraba firme, la cabeza en alto.

Recuerda: el arco iris no puede ser visible sino a los que se hallan entre el sol y las nubes.

Soporta con paciencia. Camina con valentía, vive con alegría. Contágiate de amor, Recuerda “todo vuelve”. Elige dar lo mejor y eso mismo regresará multiplicado.

Luz de esperanza

Y ella….asediada por las penas, caminaba y caminaba por la vida. Hasta que una luz de esperanza iluminó su rostro, energizó su mente. Bañó de luz resplandeciente todo su interior. Comenzó de nuevo. En el punto mismo donde se hallaba, porque no se puede volver atrás. Solo se avanza hacia adelante. Dejó atrás el pasado, lo dejó ir, huyó de él…..

Rescató lo mejor de esos años apagados. Atesoró solo lo esencial de la vida “el amor recibido y el que ella en su momento había dado”. Comprendió que la felicidad no es plena, ni la vida es elegancia permanente. Sino que está construida de muchísimos momentos felices y otros no tantos. Pero que a pesar de todo, merece ser vivida!

Saber enfocarnos en la vida nos conduce por el lado bueno. Permanecer inmóviles destruye nuestro tiempo, retrasa nuestro crecimiento, entorpece nuestros días, nos ciega ante lo que tenemos.

Asediada por las penas

 

Avanza! Abre tu corazón, derrama amor. Persevera y sé constante en tus pasos… porque todo pasa, pero tú sigues.

Rinde el examen! Y comprende que graduarte conlleva esfuerzos, sacrificios, horas en vela. Y que sin duda valdrá la pena. La gratificación será tu galardón y eso jamás te será negado.

 

 

 

 

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.