¿A qué tiende tu mente?

La mente tiende

A veces la mente actúa a nuestro favor, otras no.

¿Por qué lo hace?

Se considera libre, muy libre de elegir y decidir. Sin dueño, sin rumbo, esperando quizás que seas tú quien la dirijas.

 

Tú gobiernas la mente, tienes el timón, puedes conducirla hacia el puerto deseado e instruirla con sabiduría.

Tenderá hacia lo que tú le mandes. No la dejes a la deriva. Puedes ponerle tus límites. Mantenerla limpia, hace de tu mente, un lugar agradable para tus pensamientos.

Ella tiende a evitar lo que considera una amenaza. Se sofoca ante los miedos, se paraliza, se bloquea y no responde. Necesita muchas veces que la “recetees” para que vuelva a funcionar correctamente. Son momentos de situaciones determinadas que irrumpen dejándola inhabilitada para reaccionar.

Muchas veces la mente tiende a minimizar acciones indebidas, por lo que nubla tu razón y te hace creer que no está del todo mal aquello que piensas o haces.

Tiende a no ver oportunidades y las deja pasar….. Como si el tiempo, una vez perdido, se pudiera recuperar.

Pero estás allí, dándole color al panorama, tratando de interpretar, reflexionar y decidir. Tu mente lo sabe, sólo espera instrucciones, que si no llegan rápidamente, ella continuará en lo suyo…porque nunca se detiene.

Pensamientos vienen unos tras otros, y si dejas de conducirla se enorgullecerá con sus selecciones y serás tú quien termine dominado por ella, obedeciendo sus intenciones.

La mente tiende a escapar de retos, sacrificios y esfuerzos. Solo pretende convencerte de satisfacciones rápidas y fugaces, placeres mundanos, sin valores sin principios. Sólo vive el momento.

Educa tu mente de pensamientos caprichosos y egoístas. Haz caso omiso y enfócala hacia tu verdadera visión en la vida.

Cuando necesitas fortaleza, tiende a dominarte: te repite una y otra vez “será como antes”, y toma por tí decisiones equivocadas, sin meditar siquiera.

la mente tiende

 

 

Pero tú eres el capitán del barco aquí!

Puedes dirigirla hacia lo benéfico y positivo, hacia la claridad de los pensamientos.

 

 

 

La mente tiende a guiarse por los recuerdos, y no sabe de selecciones por lo que tomará cualquiera de ellos, sin identificar si te causan dolor o son agradables para ti. No permitas que lo haga sin tu guía. Elige los buenos recuerdos! Eres capaz de desechar aquello que no te haga bien, te desaliente o  estanque.

Ya sabes, la mente tiende a lo fácil, a imaginar, divagar… Pero recuerda: somos lo que piensa nuestra mente. Consecuentemente lo que ella crea, tú creerás.

No olvides, tú apruebas o no. Tienes la llave para abrir la puerta a los pensamientos, el derecho de admisión. Solo aceptarás la entrada de los que consideres adecuados  y cerrarás la puerta a los destructivos.

¿Discutes con tu mente? En ocasiones todos tenemos esas luchas. Es que tiende a no obedecer órdenes. Reniegas diciendo “basta de pensar así”, “no me lo recuerdes”, “no esta bien pensar eso”, “no critiques de esa manera!”, “no te adaptes al mundo como si todo estuviera bien!”  Reconoce tus errores, sé humilde! Cosas similares discutes con tu mente pero, ¿Quién gana?

Recuerda que tus pensamientos luego se convierten en acciones y las acciones hablarán de quién eres. Ellos hacen a tu persona. Educa tu mente, corrígela si es necesario.…………………………..

Tu actitud es esencial en tu forma de pensar, la misma determinará cómo vívas la vida.

La mente tiende a castigarnos también. Cuántas veces te degradas, no te valoras y no te crees capaz? Posees la capacidad de contradecirla y mostrarle el valor que tienes.

La mente tiende a influir en tu corazón, que muy ligado está a tus pensamientos y sentimientos. Tiende a inculcarte en tus momentos de enojo a no perdonar o a vengarte de quien te hizo daño.

Sin embargo ya sabes, tuya es la facultad de cambiar sus consejos. No puedes dirigir los pensamientos de otros, pero sí los tuyos. Qué tranquilidad saber que tienes ese poder!

La mente tiende

 

No dejes que tu mente se contamine con esos bajos y denigrantes pensamientos que están al asecho.

 

 

 

Por último, la mente tiende a vacilar, titubear, no advierte que la duda es una estrategia  para dar paso al desaliento, a sentimientos indecisos y débiles. Pero tú sabrás imponerle confianza que quitarán esa incertidumbre.

Tu vida y quién eres depende de la calidad de tus pensamientos

Sé tu mismo! No cedas a la mente sin timón.

La mente tiende

Compartir en:

8 comentarios en “¿A qué tiende tu mente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.